Lesión Meniscal

 

Los meniscos son fibrocartilagos que se encuentran en la mitad de la rodilla; su función es la absorción de cargas, estabilidad de la rodilla, propiocepción y ayuda en la nutrición del cartilago articular de la misma. 

 

Nosotros contamos con dos meniscos uno medial y otro lateral, cuando estos se lesionan se presenta dolor, inflamación y en ocasiones bloqueo de la rodilla. 

 

 

 

Esta lesión generalmente sucede con traumas rotacionales de la rodilla, trauma directo o en ocasiones con mínimo trauma como durante una genuflexión forzada (cunclilla).

 

Para diagnosticarla es necesario realizar un adecuado examen de la rodilla realizando unas pruebas específicas para esta lesión; posterior a esto el patrón de oro es la toma de una Resonancia Magnética realizada, idealmente, en un resonador de 1,5 Tesla y cerrada para mejor resolución de las imágenes. 

 

Síntomas:

  • Dolor en la rodilla
  • Inflamación de la rodilla la cual llamamos efusión articular
  • Imposibilidad para la extensión o flexión completa de la rodilla
  • Bloqueo de la rodilla
  • Sensación de un chasquido de la rodilla

 

 

 

En el cuadro agudo lo que se busca es mejorar el dolor y la inflamación esto se realiza con reposo, hielo, uso de muletas o bastón  y analgésicos.

El manejo definitivo es la reparación o la remodelación de la lesión meniscal por medio de artroscopia. Es un procedimiento de mínima incisión, ambulatorio y con una duración de 1 hora. 

 

 

 

© Diseñado y hospedado por: Damos Soluciones